Marcos Valencia Vega. Egresado del taller de cocina - 2007

Marcos-Valencia-Vega

"Un chef, no es el que está mandando a las personas, es el que se involucra en el trabajo con las personas"

En este momento estoy trabajando en el restaurante La Escuela, soy el jefe de cocina. ¿Qué hace que regrese a la Escuela?...el deseo de apoyar y de compartir con los compañeros que están estudiando. Poder transmitirles un poco de lo que he aprendido...de lo que he vivido, no sólo como estudiante sino también como alguien que está comprometido con este oficio.

La pasión por la cocina es básica para trabajar en ella, a eso hay que sumarle interés, compromiso, creatividad y hasta agilidad para preparar los alimentos. La cocina es exigente, los horarios son extenuantes; pero es un campo en donde se está aprendiendo todo el tiempo. Se puede aprender del chef, como también de la persona que acaba de entrar a lavar los platos. Esos aprendizajes, hacen que todo valga la pena.
Mientras estoy cocinando, estoy pendiente no sólo de lo que estoy haciendo, sino también de lo que hacen mis demás compañeros y sus preparaciones. Un chef, no es el que está mandando a las personas, es el que se involucra en el trabajo con las personas.

A una persona no lo asciende el dueño de la empresa, sino su equipo de trabajo. La buena disposición es vital, en mi caso es a través del ejemplo. La sencillez es algo que permite, que uno haga diferentes oficios, sin dejar que eso lo convierta a uno en más o en menos...yo sí creo que entre más sabe una persona, más sencilla es.
En este oficio, se maneja a veces mucho estrés, y eso puede hacer que uno ofenda a alguien...es importante buscar la ocasión para disculparse, eso hace que no se siembren rencores. Así se cultiva también, el buen ambiente en el trabajo. Esa buena disposición, también se puede tomar, como esa buena energía, al momento de manipular los alimentos...si estoy de mal genio, o si hago las cosas de mala gana, le estoy transmitiendo eso a la persona que consuma lo que he preparado.
La cocina colombiana no ha contado con un suficiente rescate, o tal vez, no ha generado gran interés. No entiendo por qué, se le da más valor a un platillo italiano, que a uno colombiano. Me parece que eso es por falta de apropiación de lo nuestro...deberíamos creer más en nosotros, en lo que hacemos. En cuanto a la comida, creo que no hay platillo malo, sino mal preparado.

...regresé a La Escuela con agrado, es como volver a la familia. Esa familia que tuve mientras estudiaba...uno siempre quiere cosas buenas para la familia, que todo sea mejor. Cuando uno decide estudiar cocina, es porque hace parte del proyecto de vida, porque realmente le gusta. En la vida como en el trabajo, uno debe dar siempre, más de lo que a uno le piden...si se presentan dificultades, verlas más como pruebas...esas siempre van a estar por ahí. Para los compañeros que quieren estudiar, o que hasta ahora empiezan...compromiso personal. Cuando no hay compromiso, puede pasar algo muy triste y es que se deja sin la oportunidad de estudiar, a alguien que de verdad si quiere...ser responsable, así no se tengan grandes responsabilidades.
 


Volver
_________________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px
catalogo_2014_down
buenaventura_down
taller_construccion_down
taller-cocina_down
Panade_down
escuela_restaurante_down

petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF