Albeiro Queta.

Albeiro_Queta_1
"Entre más se aprende, se tiene mucho más para poner en práctica, y para así mismo enseñar"

Soy de una comunidad indígena que se llama Cofán. El idioma que hablamos se llama también así. Mi comunidad está ubicada al sur del Putumayo. Conmigo, somos doce hermanos, yo soy justo el de la mitad...soy el sexto, y tengo veinte tres años. Mi mamá se llama Efigenia, y mi papá Eusebio. Mi primer apellido, es propio de allá y somos muchos. El Yoge, que es mi segundo apellido, es por parte de mis abuelos maternos. Ellos ya son mayores, y son muy respetados, porque tienen mucha sabiduría, para enseñarles a los demás. Ellos no se han acostumbrado a vivir en la ciudad, todavía viven en el resguardo.

Por cosas de la vida, de la artesanía, y por intermedio de mi mamá, conocí a una persona, que lleva muchos años trabajando con diferentes comunidades indígenas en Colombia. Él me brindó la oportunidad de trabajar, estudiar y vivir en Bogotá, ya voy a cumplir un año aquí. Cuando digo que por la artesanía, fue justo durante una feria, en donde participábamos con mi mamá. Ella es artesana, al igual que mi papá. Él fuerte de él, es hacer mochilas tejidas en fibra de Cumare...se hace con el cogollo de esa palma. Mi mamá y yo, hacemos artesanías...son tejidos manuales, combinados con semillas de la selva amazónica. Usamos semillas como lágrima de San Pedro, Chocho, Cascabel y Achirilla. Cada cosa que hacemos, la hacemos con amor, y eso sumado a algo que viene de la selva, ya tiene una buena energía...una energía muy especial.

Desde muy pequeño empecé a aprender a hacer nuestra artesanía. Mi mamá siempre me enseñó...todos sabemos en la casa. La selva para mí, es paz, tranquilidad...aire puro. Nosotros tenemos mucho respeto por los árboles, escogemos ciertos tipos para construir o hacer nuestras cosas, no todos los usamos. El cambio a Bogotá, por un lado ha sido bueno, porque estoy encontrando cómo olvidar cosas malas...lo estoy haciendo mediante el aprender. Entre más se aprende, se tiene mucho más para poner en práctica, y para así mismo enseñar. ¿Lo malo de Bogotá?...los atracos en la calle.

Con la persona que me brindó la oportunidad de venir para acá, nos pusimos a mirar por internet, qué sitios había para estudiar. Yo traía en mente algo que tuviera que ver con lo que yo hago, y de donde yo vengo. Nos llamó la atención la Escuela Taller de Bogotá, nos pareció muy bonito todo lo que hacían...así como sale en las fotos.

Entonces fue cuando escogí el taller de carpintería...empecé a pensar que puedo combinar, nuestra artesanía con la madera trabajada de otra forma. Por ahora estoy fascinado con el torno...es sentir que todo está relacionado con lo ancestral. Uno de mis sueños, es ir a la comunidad y enseñarles lo que estoy aprendiendo y así, ayudar a las familias para que tengan un sustento también...es como aportar en algo. Creo que ellos lo aceptarían muy bien, porque siempre han estado cerca de la madera.

Además de estudiar carpintería, también estoy trabajando. Estoy a cargo de un local en donde vendemos café, artesanías y licores...también funciona ahí, una agencia de turismo. Estoy desde las seis de la tarde, hasta la una de la mañana...sí, salgo de estudiar y me voy a trabajar. Vivo en el centro de la ciudad, lo que me permite desplazarme a pie, tanto a mi estudio, como a mi trabajo. Los domingos, también estoy ocupado. Me voy a la Calera, allá está la tierra de un conocido, de otro conocido. Allá trabajo, también. Estoy a cargo de cultivar hortalizas, de alimentar a los caballos...y de lo que se presente. Esto es algo que disfruto mucho, me mantiene ocupado y gano dinero.

Yo diría que es bueno aprovechar el tiempo en cosas productivas. Lo que uno aprenda, seguro ha de servir para sostenerse a futuro...eso sí, hay que hacerlo con amor, sólo así saldrá bien. Yo me sorprendo...porque hay cosas que yo las tenía pensadas, y ya las voy logrando convertir en hechos...gracias a Dios, a la Escuela y a todos los que me han apoyado en este proceso.

Para todos, kose kose chiga tsw asepaiha, eso es en Cofán...mi idioma. La hache, se pronuncia como jota. Eso quiere decir en español, muchas gracias y hasta luego.
 


Volver

________________________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px
catalogo_2014_down
buenaventura_down
taller_construccion_down
taller-cocina_down
Panade_down
escuela_restaurante_down

petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF