Valeria Natalia Fúquene Salamanca.

Valeria-Fuquene-hv500

"Me voy con el inicio de mi vida"
 
Cuando me hablaban de la Escuela Taller, me imaginaba que era una casita pequeñita donde había poquitas personas y uno como que uno aprendía algo, a través de unas cuantas horas de clase. Ya ahora sé, que la infraestructura es muy grande y con un ambiente muy cálido...Casa Venados, por ejemplo es muy bella y representa el patrimonio.

Inicialmente yo quería estudiar arquitectura, pero ahora con la carpintería estoy cambiando de perspectiva. Mi idea era estar metida en la construcción y hacer parte de todo el proceso. Ahora con este oficio, siento que todo mi cuerpo se involucra en el placer de convertir un trozo macizo de madera, en una obra única. Cuando entré a carpintería fue como un salto al vacío...salté y caí bien.

Mi primer proyecto fue la elaboración de una silla, es un modelo que se llama CH25. Tenía muchísimas dudas de se iba a ser capaz de hacerla. Debía empezar por hacer los planos, las plantillas y estar preparada para hacer cambios, porque la madera es algo que está vivo. La silla, también tenía partes en tejido...fue con dolor, tensar la cabuya duele.

El 9 de Julio, que además fue el día de mi cumpleaños ¡la terminé!. No fue algo planeado, sólo se dio...mi regalo fue todo el aprendizaje. Fue un reto personal, sé lo que es trabajar en equipo...en esa silla hay una buena parte de mí. Es una metáfora, cuando hacía el tejido del espaldar...con cada nudo era como si construyera puntos de apoyo, raíces para mi vida. Fue un comenzar de nuevo, para dejar de lado ese momento de mí, en donde la marea estaba muy alta.

Luego de eso, vino el trabajo en el torno. Durante la primera semana dudaba de que tuviera motricidad. Había días en que se me tensionaba el hombro y el brazo. Aprendí a que hay que dejarse llevar, es una combinación entre el manejo del cuerpo, la fuerza y a la vez mucha calma, mucha paciencia. Todo tiene un tiempo, teniendo eso en cuenta...todo sale bien. Por ejemplo, si son ocho segundos, es eso, ni más ni menos.

Mis tíos son ingenieros metalúrgicos, ellos van a ayudar a armar mi propio torno. Han visto los trabajos que hago, y están con toda la buena disposición de apoyarme...les gusta mucho lo que hago. Pondría el torno en mi casa, y trabajaría ahí. Haría piezas por encargo...quiero también seguir estudiando y viajar.

Le agradezco mucho a Fernando Roa, no sólo como maestro, sino también como amigo. Es alguien que tiene mucho para dar, y a la Escuela Taller, por todo. Siento que me voy, con el inicio de mi vida.

Valeria Natalia Fúquene Salamanca
Estudiante del taller de carpintería. 


Volver

________________________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px



catalogo_2014_down



Panade_down


escuela_restaurante_down



petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF