Luisa Fernanda Cristancho Castro.

Luisa-Fernanda-Cristancho-Castro-ni

"Estos aprendizajes me enriquecen y me hacen sentir en paz conmigo misma, y con todo lo que me rodea"

Desde que estaba en octavo, descubrí que tengo mucho talento para el dibujo, a partir de ahí, tengo el sueño de estudiar artes plásticas. Terminé el año pasado el colegio, tengo 17 años y soy de Bogotá.

Para mí, las artes son la forma de expresar lo que siento, lo que vivo...lo que soy. El año pasado, apliqué a varios lugares para estudiar artes, pero no pasé.

Yo ya sabía de la Escuela Taller, por una amiga que estudió aquí, también estudió carpintería. Me llamaba mucho la atención, las cosas que salían publicadas en el Facebook de ella. Yo veía, como iba aprendiendo a hacer cosas en madera...me gustaba. Tomé entonces, la opción de estudiar carpintería...tomándola como un espacio en donde con el quehacer propio del oficio, iba a tener un espacio para mí, para mis pensamientos. Ahora que ya estoy en el taller, he descubierto que eso sí me pasa, cada vez que involucro la madera con una herramienta. Siento que va en aumento un crecimiento desde lo personal hasta lo artístico.

He ido entendiendo, que la carpintería sí sustenta mi sueño de ser artista...por ejemplo, si el día de mañana necesito un caballete, yo misma lo puedo hacer. Al principio, mis papas no estaban muy emocionados con que estudiara carpintería, pero desde que he empezado en taller, se dan cuenta de que estoy cambiando...que estoy aprendiendo. Yo entré sin saber nada de maderas, nada de máquinas y mucho menos saber de herramientas. Mi primer ejercicio fue la cruz del carpintero... ¡difícil! Como fue lo primero que hacía en madera...conocer lleva su tiempo. Me exigió mucho tiempo y mucha paciencia. Tuve que hacerla dos veces, porque por el camino se me dañaba. Hasta que finalmente pude terminarla... ¿qué aprendí?, que debo seguir adelante, que si me caigo me levanto.

Luego vino el segundo ejercicio, la construcción de una butaca pequeña. Ha sido algo muy perfeccionista... y muy bonito, ver cómo encajan las piezas. Ver, cómo en un mes he aprendido bastante del oficio... la madera es un ser vivo, que siempre se está reconstruyendo. Sobre mí, he aprendido que debo ser fuerte, que a veces es bueno dejar de ser testaruda y sobre todo he aprendido a escuchar.

Mi deseo es terminar el taller, siento que me va a aportar mucho como ser humano, porque aquí en La Escuela Taller, la formación es en ambos sentidos... es técnica y personal. No sólo aprendo de los profesores, sino también de mis compañeros. Estos aprendizajes me enriquecen y me hacen sentir en paz conmigo misma, y con todo lo que me rodea.

Luisa Fernanda Cristancho Castro.
Estudiante del taller de carpintería.


Volver

________________________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px
catalogo_2014_down
buenaventura_down
taller_construccion_down
taller-cocina_down
Panade_down
escuela_restaurante_down

petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF