Angie Caterynne Peña Varón.

Angie-Caterynne-Pena

Algo que siempre he pensado es que debemos resistir y nunca desistir. Por ejemplo, eso es algo que lo digo con respecto al fútbol. Yo juego desde hace cuatro años. Para mí es disciplina y agilidad tanto física como mental. Eso no es coger el balón y patearlo, es algo que lo lleva a uno a pensar y sobre todo a trabajar en equipo…el campo de juego es como la vida. Me ha enseñado responsabilidad y sobre todo a poner mucho amor en lo que uno hace. Hay cosas que uno puede hacer por sólo compromiso material, pero cuando ya hay un compromiso emocional…todo es diferente. Yo hago parte de un club de fútbol, jugando he tenido la oportunidad de viajar por Colombia, participando en juegos departamentales y nacionales…el número de mi camiseta es el siete. Yo entreno los miércoles, desde las siete hasta las nueve de la mañana, lo hago por mi propia cuenta. Los sábados lo hago de once de la mañana hasta las dos de la tarde, pero ahí si voy hasta Madrid, Cundinamarca, que es en donde está la sede del club. El fútbol es algo que siempre he llevado en mí, creo que es un don que DIOS me dio, me he esforzado mucho…muchísimo y cuando las cosas son así, tarde o temprano se ven los frutos.

Mi primera opción para estudiar, era algo relacionado con los deportes. La segunda era ingeniería civil, pero las cosas con DIOS son así. Yo asisto a una iglesia, y un día llevaron el mensaje de las becas para estudiar construcción. Jamás se me había pasado por la mente, pero vi una oportunidad de aprender y me animé, pasé los papeles y ¡de una!. He vivido muy de cerca el machismo en este oficio…pero los detalles y el cuidado que hay que tener en el tema de restauración, ha sido el punto por el que mis compañeras de taller y yo, brillamos en las obras…no todo es con fuerza, ni con rapidez. La delicadeza en las cosas pequeñas, hace que en conjunto y al final, todo sea mejor.

Mi mamá, mi tía y mis abuelitos, son los que me han sacado adelante y son los que me inspiran para seguir. Todos me apoyan, yo les cuento, que me siento muy orgullosa de hacer y de aprender. Por ejemplo en el tema de restauración del Patrimonio, a través de los trabajos en las fachadas, en los monumentos y en el espacio público…antes de entrar al taller, yo no sabía nada del tema. De la Escuela he aprendido a valorar, a caer en cuenta de mis falencias…a ser prudente. En mi casa me enseñaron el respeto y lo básico, pero aquí he aprendido a aceptar a los demás y sobre todo a aceptarme a mí misma.

Dentro de mis planes quisiera hacer una casa en el campo, un lugar donde mi familia y yo podamos vivir…también quiero ser una profesional en el fútbol. ¿De qué depende?. Depende de mí, las oportunidades están, sólo hay que ir a buscarlas. Algo que quisiera decir para terminar, es que…es importante amarse a sí mismo, para poder amar a los demás y para poder amar lo que haces.


Angie Caterynne Peña Varón.
Estudiante del taller de construcción.


Volver
_____________________
 
           facebook-50pxyoutube-50pxTelefono-50px
catalogo_2014_down
buenaventura_down
taller_construccion_down
taller-cocina_down
Panade_down
escuela_restaurante_down

petc_down

AECID UE MS Cuso USAID CAF

SENA AMIGOS MINCULTURA2 OIM BWFF